Escenas del acto médico

Las manos del Dr. Washington Epps: médico, cuñado y amigo de Alma-Tadema

892px-Lawrence_Alma-Tadema_-_Dr._Washington_Epps,_My_Doctor

Sir Lawrence Alma-Tadema (1836-1912). “Dr. Washington Epps, my doctor” (1888)
Óleo sobre lienzo. 54 x 61 cm.
(C) Carnegie Museum of Art. Pittsburgh (PA). USA

A Sir Lawrence Alma-Tadema se le conoce principalmente por sus “pinturas de toga”, en las que recrea con su peculiar visión romántica la vida de la antigua Roma. Menos conocidos son sus retratos, la mayoría de familiares o amigos íntimos. Uno de estos retratos es el del Dr. Washington Epps, a quien llama “mi amigo”, pero que también era su cuñado, hermano de Laura, su segunda esposa, con la que contrajo matrimonio en 1871, dos años después de haber quedado viudo y con dos hijas.*

En el retrato se muestra al Dr. Epps tomando el pulso de su paciente. Del paciente o de la paciente poco se ve: sólo parte de sus pálidas y demacradas manos -que algunos comentaristas atribuyen al estado terminal en que podría encontrarse- sobre el blanco intenso de las sábanas. Nuestra atención pasa de esas manos a las manos del médico: con la izquierda toma el pulso a la vez que aporta calor humano al ser que sufre; mientras la derecha sostiene el reloj que sirve para contar los latidos cardíacos, símbolo quizás de la vida que inevitablemente se acaba. Es posible que el médico no pueda curar a esa persona, ni siquiera aliviar su dolor, pero el contacto físico de la mano del médico con la de su paciente sirve, sin duda, para transmitirle consuelo… Y consolar también es misión del médico.

*Laura Theresa Alma Tadema (Laura Epps, de soltera), la segunda esposa de Alma-Tadema también era pintora. La primera esposa se llamaba Marie-Pauline y había fallecido a los 32 años de edad, a causa de la viruela, dejando al pintor con dos niñas pequeñas: Laurence (que llegaría a ser una afamada escritora) y Anne.

Anuncios

8 replies »

  1. Magnífica entrada. y enhorabuena por la pa´gina y el blog.
    El cuadro del Dr. Epps es uno de mis favoritos en el tema Medicina y Arte pero no conocía la relacion de Dr. Epps con el pintor Alma-Tadema. Ya lo he usado en algunas de las entradas de mis blogs y en alguna presentacion powerpoint:
    http://diariodeunmedicodeguardia.blogspot.com.es/2009/11/del-dr-epps-los-cuidados-paliativos-en.html

    http://diariodeunmedicodeguardia.blogspot.com.es/2013/10/dia-mundial-de-los-cuidados-paliativos.html

    Un saludo desde el blog Diario de un medico de guardia

    • Muchas gracias dsimlor, mi estimado colega, por tu amable felicitación y por tu apreciada presencia en ésta que, desde ya, puedes considerar también tu casa.
      Conozco el “Diario de un Médico de Guardia”, no en vano se trata de un referente destacado dentro de la “blogosfera sanitaria” (es un honor ver a este humilde y disperso blog entre los que merecen ocupar un lugar en el tuyo, y te doy las gracias por ello, de corazón); pero agradezco al Dr. Epps, cuya imagen, en efecto, representa de modo admirable la esencia de los cuidados paliativos, que haya propiciado nuestro encuentro.

      Muchísimas gracias y, desde el Sur, un muy afectuoso abrazo.

    • Soy yo quien debe darle las gracias, mi estimada Clariola Fenoll García, tanto por su amable comentario como por su apreciada presencia aquí. ¡Bienvenida!
      Muchísimas gracias y un cordial abrazo.

  2. Llamativo es el blanco de las sábanas que yo más bien las veo como blanco-grisáceo, quizás por el instante justo del paciente de pasar de la vida a la muerte, y cómo no ese aspecto de la cara serio del médico, porque el momento de la muerte es inexplicable, un minuto, tan sólo un minuto y dejamos de respirar.

    La mano de médico sobre el paciente, es ese calor humano que tanto hace falta en la actualidad, ¡ que pasotismo tenemos, Dios nos perdone o la propia Vida!, es el último lazo de unión a la tierra del paciente que dejará esta senda terrenal. Y por supuesto que cada cual crea lo que desee, porque si alguien no cree como José Saramago en la otra vida tiene derecho no hace daño a nadie, pero la inteligencia del escritor es lo que importa, en el caso contrario de alguien creer también hay y debemos respetar y no pasa nada, el lazo más universal y de unión el humanismo.

    La cara del médico, demuestra seriedad, e integridad personal, valores de mucha importancia que se han perdido y debemos recuperar. Somos tan peliculeros que al acostumbrarnos a escuchar tantas imbecilidades ya no sabemos lo que es serio o no.

  3. Yo a este Doctor junto a su paciente, aunque en ese extraño instante que pasamos de un lado al otro le dejaré esta música, ¿ se requiere el silencio en ese momento y si nos fuéramos acompañados de esta amable música?, pues muy fácil la respuesta, de un cielo musical ascenderíamos al otro Cielo…al Universal.

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s