Imágenes curiosas

La publicidad médico-farmacéutica como arte: Aspirina

CVC Arte publicitario Cien años de publicidad española Farmacia Aspirina 1925

Anuncio publicitario de Aspirina® CVC. Arte publicitario. Cien años de publicidad española. Farmacia © Instituto Cervantes (España)

Aspirina® es el nombre comercial registrado por la compañía químico farmacéutica alemana Bayer AG para comercializar el ácido acetilsalicílico a partir de 1899. Sobre la historia de este medicamento, desde sus orígenes en la corteza de sauce blanco, hasta ese momento, se pueden encontrar datos interesantes en estos enlaces a Wikipedia y otras páginas de Internet como Bayaspirina.com, de Argentina, y El Escéptico Digital. Pero, lo cierto, es que difícilmente podremos hablar de otro fármaco con una historia tan larga y, aún, en permanente actualidad.

Sin embargo, el motivo de que hoy hablemos de ella aquí es el anuncio publicitario que encabeza esta entrada; en mi opinión, una auténtica obra maestra del arte de la ilustración médico-farmacéutica. Artistas de la talla del genial Norman Rockwell incluyeron en su amplia y variada producción artística ilustraciones médicas. Otros se dedicaron exclusivamente a esta rama del arte, como Frank H. Netter, seguramente el más famoso ilustrador médico del siglo XX y médico también de profesión, que trabajó para distintas compañías farmacéuticas. De hecho, muchas de las figuras más importantes de la historia de la medicina fueron ilustradores médicos, pues sin otros medios que sus mayores o menores dotes artísticas, fueron capaces de reproducir sus observaciones científicas. Y, acaso ¿no podemos considerar al gran Leonardo, entre otras muchas cosas, como un ilustrador médico de lujo? Lamentablemente, no conocemos al autor de nuestro anuncio. Pero, sin duda, el dolor de cabeza que -al parecer- sufre la señora que lo protagoniza, se calmará con la aspirina.

Anuncios

4 replies »

    • Ciertamente, mi estimada Rosa de los Vientos, cuestión muy importante es ésta… Siempre hay que estar seguros de ella y, si no es así, preguntar a los profesionales médicos o farmacéuticos. Ni menos ni más: hay que tomar la dosis justa y necesaría. Amén. 🙂
      Muchas gracias por el siempre agradable sentido del humor.
      ¡Un abrazo!

    • Yo supongo lo mismo, querida Elena. Aunque no olvidemos ese componente prácticamente inevitable de la publicidad… suele ser engañosa. Al ácido acetilsalicílico aún se le siguen encontrando nuevas indicaciones, es un magnífico medicamento; pero no inocuo.
      Muchísimas gracias y un afectuoso abrazo, Elena.

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s